Kolams que se van con el viento.


Paseando por la bulliciosa Ranganathan street de Chennai (India), descubrí una tradición milenaria, denominada “Kolam”. Se trata de unos diseños geométricos temporales dibujados en el suelo, que consisten en una serie de bucles curvos trazados alrededor de una cuadrícula hecha de puntos. Para ello se emplean una serie de harinas de arroz, trigo u otro tipo, de polvos blancos o coloreados. El propósito de estos Kolams, es uno de los más encantadores por el que se puede hacer algo.

Cada mañana, las mujeres miembros de familias hindúes, dibujan Kolams en el frente de sus casas o comercios. Esto se hacen después de limpiar el piso con destartaladas escobas sin mango y luego de lavarlo con agua. Primero presentan la cuadrícula con puntos, y sobre esta, sin levantar apenas las manos del suelo, dibujan en un santiamén, unos bellos y elaborados diseños. Durante el día, los Kolams se erosiónan y borran por el paso de la gente, el viento o la lluvia… Pero a la mañana siguiente uno nuevo reemplaza al anterior y el rito comienza de nuevo.

Como siempre, estos Kolams no son únicamente decorativos, tienen además una importancia cultural. Están destinados a traer la prosperidad a casa y además son símbolos de bienvenida, vamos algo así como un San Pancracio para los católicos. Hay muchos otros propósitos, pero el siguiente es particularmente cautivador y probablemente también sea cierto.

En días muy lejanos, se dibujaban Kolams de harina de arroz, para que las hormigas pudieran comer, evitando a la vez que entraran en las casas. También para atraer pajarillos y otro tipo de pequeñas criaturas. Por tanto, acoger otras formas de vida junto al hogar, simbolizaba la armonía y la coexistencia en paz de uno mismo con la naturaleza. Mientras que  dibujar cada día un Kolam, recordaba que todo cambia o acaba y nada es permanente.

Anuncios

Luces, identidad y deseos…


Montesquieu fue uno de los padres de la Ilustración Francesa, además de gran admirador de las instituciones inglesas y firme defensor de la ley. Consideraba como “un crimen”, que el sentido de estado, el de identidad y los deseos e intereses de“la parte”, estuvieran por encima de “algo superior”. Y decía;

“Si supiera algo que fuese útil para mí, pero perjudicial a mi familia, lo desterraría de mi espíritu; si supiera algo útil para mi familia pero no para mi patria, intentaría olvidarlo; si supiese algo útil para mi patria pero perjudicial para Europa, o útil para Europa y perjudicial para el género humano, lo consideraría un crimen y jamás lo revelaría, pues soy humano por naturaleza, y francés sólo por casualidad.”

Kanban (la señal)


Seguramente hemos dicho o escuchado en más de una ocasión los siguientes comentarios, “- Estoy agobiado, no sé cómo voy a hacer para terminar esto, no llego a todo o simplemente no llego a nada”. La verdad es que ante este tipo de frases, uno no sabe muy bien qué contestar o cómo ayudar. En mi caso suelo responder con alguna tontería o con algún tipo de obviedad, o con ambas cosas. Mis respuestas van en la línea de; “- No te preocupes, más se perdió en Cuba y vinieron cantando” o “Bueno chico/chica, pues detrás de una cosa se comienza otra y ya está…”. El caso es que cuando uno debe aplicarse ese mismo tipo de “recetas”, no resulta tan sencillo.
kanban
La palabra “Kanban”, en japonés, significa literalmente “señal”, pero haré un poco de historia antes de explicar en detalle su significado, … Hace 3300 años el faraón Aquenaton (ese con cabeza de pepino), ordenó construir una ciudad en su honor llamada Amarna. La levantó en tiempo récord, gracias a que en su construcción se utilizó el mismo tipo de ladrillo en todos los edificios. Como vemos ya entonces, se empleaba una técnica que hoy en día se denomina “estandardización”.

Al inicio de la Edad Media, el emperador Carlonagno (el de la batalla de Roncesvalles), era capaz de movilizar con gran rapidez su enorme ejército, lo que le daba una gran ventaja estratégica. Lo conseguía dividiendo su tropa en partes más pequeñas (normalmente dos o tres). Uno de los motivos por el que utilizaba esta estrategia, era porque de camino a la batalla, era más fácil encontrar pastos para 1000 bueyes que para 3000. Esto es lo que hoy en día se considera como buscar “El flujo pieza a pieza”. Como vemos, hace más de mil años ya se intuía, que mover varias cosas pequeñas era más fácil que mover una grande…

En el Renacimiento, Venecia llegó a ser la mayor potencia marítima mundial, entre otras razones porque los venecianos fueron los primeros en utilizar para la construcción de sus barcos, técnicas de fabricación en cadena. Por último, los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial fueron los primeros en emplear en la fabricación de sus temidos submarinos U-boats, el término denominado “Takt Time”, o en alemán “ritmo de montaje”, de esta forma todas las áreas de sus fábricas trabajaban siguiendo una especie de compás.
Todos estos son ejemplos de antiguas técnicas que hoy en día se emplean en los sistemas más avanzados de gestión y/o fabricación, y son aplicadas especialmente en el mundo de la automoción (en Toyota principalmente). Aunque no debemos engañarnos, el término “avanzado”, no es sinónimo de automatizado o informatizado, sino de aplicar de una manera muy eficaz, el sentido común (que no en pocas ocasiones es el menos común de los sentidos).

El “kanban”, es unos de esas metodologías que tratan de hacer sencillo lo que a veces hacemos complicado, intentando adivinar aquello que raras veces se cumple y trata de hacer algo, sólo cuando es necesario. Ejemplo; si yo en mi frigorífico acostumbro a tener siempre dos botellas de leche, y por sistema compro todos los días una, habrá días que me quede “corto” (por que ese día a alguien le dio por hacer yogures), y días en los que que me quede “largo” (porque ese alguien al día siguiente desayunó yogur y no leche). Si embargo si cada vez que se me acaba una botella (el hueco vacío es la señal), compro otra, raramente me faltará o sobrará leche.

Para intentar dar sentido a ese “detrás de una cosa la otra”, y de paso solucionar mi problema con los despistes, decidí trabajar en mi gestión personal y poner en marcha mi propio “Panel Kanban”, donde las tareas van fluyendo una tras otra sin necesidad de planificar nada. Puede parecer una lista de tareas, pero el aplicar las siguientes pautas, hace que sea mucho más potente que eso.

Reglas de uso.

  1. Seleccionar proyectos. Elegir varios proyectos sobre los que trabajar (no más de tres al mismo tiempo). Se trata de poner el foco en pocos objetivos, ya que si hay muchos se pierde el foco. 
  2. Asignar tareas y priorizar. Se escribirán las actividades en los Post-Its y éstas serán de diferentes colores para cada proyecto. Se comenzará a realizar las tareas, priorizando según su importancia (baja, media y alta).
  3. Seguimiento diario. Diariamente al inicio o al final del día, se actualizan los movimientos… lo que se ha finalizado o comenzado, las nuevas tareas o lo que ha quedado en estado de espera. Lo importante no es sólo actualizar los movimientos, sino darse cuenta de en qué tareas se debe trabajar y con qué prioridad. El tamaño del panel y los post-its de colores ayudan al control visual.
  4. Fijar pequeños objetivos. No se trata de planificar a largo plazo, porque toda planificación que se precie, tiende a no cumplirse. Se trata más bien de fijarse pequeños objetivos como obligarse a finalizar un par de tareas cada día. Si la duración de las tareas es demasiado grande, tratar de dividirlas en tareas más pequeñas. Lo importante no es trabajar sino tener la sensación de que se avanza.
  5. Fin e inicio de proyectos. Cuando se ha finalizado un proyecto se retiran todas las tareas y se comienza con otro.
Mi panel Kamban

Mi panel Kanban

Hoy después de casi 5 meses de trabajo y tras más de 100 acciones realizadas entre preparaciones, entrevistas, pruebas, test, contactos, curriculums, perfiles, formación, Webs de selección etc, etc, etc…. he conseguido finalizar uno de esos proyectos, que consistía en conseguir trabajo, y si algo he aprendido en este tiempo (además de montar un panel kanban), es a ser más humilde, a escuchar mejor a los demás, y a entender que la línea que separa lo bueno de lo malo, lo doloroso de lo placentero o los éxitos de los fracasos, es tan fina que a veces, ni siquiera existe.
Archivador de proyectos acabados

Archivador de proyectos acabados

Gravity


Para ser astronauta en misiones de alto riesgo en la NASA además de ser experto en el desempeño de tus competencia, has de poseer una serie de cualidades entre las que se encuentran; la confianza, la responsabilidad, el coraje, la audacia, el trabajo en equipo… Pero ¿sabéis qué se considera imprescindible y te descarta si no la tienes?… Lo que te descarta es no tener un carácter optimista. Esto que pudiera parece una tontería tiene su sentido, porque os imagináis a un astronauta decir en el momento del despegue “pues no sé si vamos a llegar…”, o ante cualquier dificultad decir algo así como “La culpa la tiene fulano que se olvidó echar gasoil al cohete…”.

gravity-353084836-large

Gravity es la historia de dos astronautas convertidos en náufragos que perdidos en un oscuro e inmenso mar en tres dimensiones, deberán elegir entre la resignación o escribir la historia más alucinante de sus vidas. Él es un contador de historias malas, de esas que se hacen fáciles de escuchar, no por lo que en ellas cuenta, sino por cómo las cuenta… Un héroe que con la misma facilidad con la que cuenta sus historias, no duda en dar aquello para él más preciado. Ella es mujer concentrada y competente en su trabajo, que detesta el silencio porque le hace pensar en aquello que produce su vacío y que deberá superar su pasado si quiere afrontar su destino.

Un personaje más completan el reparto, son las voces y sonidos que se oyen tras una emisora de radio que emite en AM, que nos trasladan al “mi casa” y a la radio de ET el extraterrestre… Es reconfortante saber que aunque no lo esperemos o sepamos, siempre puede haber alguien al otro lado que pese a todo siga escuchando.

hubble-telescope-space-reuters-e1407775836944

No entiendo de guiones, técnicas, fotografía, efectos visuales, dirección o interpretación… Me gusta el cine igual que la música si me hace emocionar o me transmite algo, si aquello que vi o escuché es capaz de dejarme con el paso del tiempo, con un largo y profundo poso. Hay películas que consiguen esto y ésta, a pesar de ser una película de ciencia-ficción es una de ellas. Al volver a verla tres años después sigue removiendo algo en mi interior, y me dice que quien tiene un “por qué” encontrará siempre un “cómo”, que el mundo que tenemos a nuestros pies es más hermoso si somos conscientes de cada paso que damos sobre él, que cualquier cosa se puede lograr, si crees que puedes hacerlo y que quien no se arriesga no gana… Feliz gravedad a todos Guau Guau Guauuuuuuu!

El Pálido Punto Azul


A pesar de no ser muchos los post que escribo, lo que voy a contar no es algo nuevo en este blog. Hace un tiempo escribí parte de la historia en el post titulado “Remando hasta el mar”, allí narraba con un montaje de vídeo, el viaje más largo que el hombre ha hecho hasta ahora. Hoy contaré el resto…

En 1990 la sonda espacial Voyaguer I fue el primer objeto fabricado por el hombre que alcanzó el exterior del Sistema Solar. Momentos antes de abandonarlo, La NASA, por petición expresa del astrónomo y escritor Carl Sagan, ordenó girar a la sonda su cámara hacia atrás y tomar una última imagen de la Tierra. Luego la cámara se apagó para de esa manera ahorrar la energía necesaria en su próxima misión interestelar que empezaba en aquel preciso instante.

Carl Sagan (astrónomo y escritor)

Carl Sagan (astrónomo y escritor)

La Voyaguer I tomó una serie de fotografías o “retratos de familia” de muchos de los planetas del sistema solar, pero una en particular ha quedado para el recuerdo. En ella, el tamaño aparente de la tierra es menor que un pixel y nuestro planeta aparece como un pequeño punto en la inmensidad del espacio, entre franjas de luz solar difractadas por la óptica de la cámara. Esta fotografía que ya ocupa un lugar en la historia, es la llamada “El pálido punto azul”, y fue tomada desde una distancia récord de 6000 millones de Km, unas 40 veces la distancia de la Tierra al Sol. Lo más fascinante de ese pálido punto azul, es el hecho de que nosotros estamos allí, de que ese es nuestro único hogar y de que no hay nada más en medio, sólo el espacio infinito.

El Pálido Punto Azul (la Tierra a 6000 millones de Km de distancia)

Quien de nosotros, en alguna noche de verano, no contemplamos alguna vez la inmensidad de un cielo estrellado, en busca de planetas, constelaciones o estrellas, solos o acompañados, de pie, tumbados o sentados, pero siempre mirando hacia lo inmenso… Atentos y expectantes, buscando esperanzados alguna estrella fugaz que cruce el firmamento y aliente nuestros deseos, para al fin entender que estos no están entre mundos lejanos, sino en nuestro interior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carl Sagan se quedó sobrecogido al ver la última imagen que tomó la Voyaguer I,  y esto es lo que escribió poco después;

“Desde esa lejana atalaya, la Tierra no parece tener ningún interés particular, pero para nosotros es diferente…

Consideremos nuevamente ese pequeño punto. Está ahí, es nuestro hogar. Eso somos nosotros y en él están todas las personas que has amado, todas las que has conocido, todos los que has oído hablar alguna vez, y todos los seres humanos que hayan existido, han vivido en él. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilizaciones, cada rey y cada campesino, cada joven pareja de enamorados, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí: en una mota de polvo suspendida en un rayo de Sol.

La Tierra es el único punto conocido hasta ahora que alberga vida, es posible que esa imagen lejana de nuestro pequeño mundo sea el mejor ejemplo de la insensatez de la soberbia humana, pero para mí significa el deber que tenemos de tratarnos mejor y mas compasivamente los unos a los otros y de amar y conservar ese pálido punto azul, el único hogar que jamás hayamos conocido…”

Discurso de Carl Sagan (versión episodio “Plutón la última frontera” de National Geographic).

Referencias Bibliográficas

  • “Plutón la última frontera” de National Geographic.
  • Montaje de vídeo de Rudi Quiroz Guillen Reflexión “El pálido punto azul” – Carl Sagan.

Viaje destino a Ítaca


Recuerdo el año del mundial de fútbol donde descubrí a Naranjito, conocí también a un personaje nuevo en una de esas series de dibujos animados que tanto me gustaba seguir las tardes de sábados y domingos. Se trataba de Ulises 31, una serie donde una especie héroe espacial con el pelo y barba a lo Sandocan llamado Ulises, viajaba por el espacio junto a su hijo Telémaco. Los dioses le habían condenado como castigo por haberse cargado el Cíclope (una arma secreta estelar muy chunga), a bagar por el Universo abordó de la nave espacial Odiseus hasta que cumpliera una serie de pruebas.

Ulises 31 (Ulises, Telemaco, Nono y Thais)

Ulises 31 (Ulises, Telemaco, Nono y Thais)

Poco después y casi a la par, di con el mismo personaje en una vieja película de los años cincuenta, en ella Ulises ya no viajaba en traje espacial, ni usaba una espada láser, ahora vestía un tipo de “túnica taparrabos” al estilo Tarzán, sandalias de tirillas de cuero y un cinto de piel donde envainaba una espada que ya no era láser sino de acero. Era pelirrojo, de pelo corto y ondulado, y bajo una barba color zanahoria bien afeitada, se adivinaba una especie de hoyuelo a la altura de la barbilla. Mi padre que entre ronquido y ronquido, solía ver alguna escena de aquellas películas, le hacía mucha gracia todo lo que hacía aquel señor, recuerdo también que no lo llamaba Ulises sino “El Kir Duglas”.

Ulises (película de 1954 con Kirk Douglas y Silvana Mangano)

Ulises (película de 1954 con Kirk Douglas y Silvana Mangano)

Con los años estudié y aprendí la historia real de aquel héroe viajero, supe también que no era una historia real, sino que se trataba de un mito que formaba parte de “La Odisea” de Homero, un poema épico escrito ocho siglos antes de Cristo. Supe que la historia iniciaba con el fin de la guerra de Troya, cuando tras más de diez años de guerra, Ulises regresa a su reino, una isla griega llamada Ítaca, para encontrarse de nuevo con su amada Penélope.

Itinerario de regreso a Ítaca

Itinerario de regreso a Ítaca

Su regreso a casa, será un largo viaje que durará más de diez años, en el que visitará el país de los Lotógafos, llamados así porque eran adictos a comer flores de loto. En la isla de los cíclopes, despertará la ira de Poseidón al dejar ciego a su hijo Polifemo, un cíclope gigante con muy mala leche que se comerá alguno de sus compañeros. También se encontrarán con los llamados Lestrigones, unos gigantes caníbales que como era de suponer se los querrán comer. En la isla de Eea, conocerán a Circe, una poderosa hechicera qué intentará convertirlos en animales, pero que acabará enamorándose de Ulises y ayudándolo en su viaje de vuelta.

En la cueva de Polifemo

En la cueva de Polifemo

De nuevo en camino, pasará junto a la peligrosa Isla de las sirenas, donde se tapará los oídos con tapones y se hará atar al mástil del barco, para evitar ser hipnotizado por sus temibles cantos. Durante años permanecerá preso en la isla de la ninfa Calipso, hasta que sea liberado gracias a la intervención de la diosa Atenea. Finalmente tras más de diez años de aventuras y peligros, llegará a su amado reino de Ítaca, donde disfrazado de mendigo y con la ayuda de su hijo Telémaco, acabará con aquellos nobles que pretendían a su amada Penélope.

Sirenas

Sirenas

No hace mucho leí un poema titulado “Itaca”, era un poema de un autor para mí desconocido, Constantino Kavafis, un poeta griego nacido hace casi dos siglos y al leerlo entendí el sentido que hay detrás de esta historia. Lo cierto es que no importa que algo se ciña a la realidad o no, que una historia sea real, un mito o una leyenda, lo importante es comprender el mensaje que hay detrás de cada historia y que éste pueda dar sentido a la nuestra. No importa que el Ulises de mi infancia luche en el espacio interestelar, o que el Polifemo de la película, pareciera más a uno de los Trols de David el Gnomo, que a un Cíclope gigante. Lo realmente importante es que gracias a ello comprendí que si importante es el destino, mucho más lo es el camino, que nada interesante pasa allí donde nos sentimos seguros, que el viaje comienza en el momento de decidir que vamos a hacerlo, y termina cuando entendemos que no hay límites para comenzar uno nuevo.

Ítaca

Constantino. P. Cavafis. Antología poética.

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguardar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

El discurso de un genio


Pensar únicamante que nos hayamos ante el discurso de un triunfador, de alguien que ha conseguido poder, prestigio ó “cosas” materiales en la vida, significa no haber leído el texto. Cuando lo leemos sabemos que nos ha gustado, aunque tal vez no sepamos el por qué. El texto está lleno de masajes hermosos y conmovedores, que por un lado nos hacen sentir bien, pero que por otro nos golpean con fuerza en lo profundo de nuestras conciencias. Nos cuesta entender su verdadero sentido, por qué hacerlo supone empezar a despertar de la norma, de lo cómodo y lo establecido a algo muy distinto.

up__carl_e_ellie_junior__by_asahi88-d5aj97b

Steve Jobs fue un gran docente, y como buen docente que era, le encantaba transmitir lo que sabía, o creía que sabía. Esto lo hacía siguiendo dos reglas básicas y fundamentales que hacen del que las aplica con maestría, un excelente comunicador. La primera era transmitirlos con pasión, pero con la pasión que sale del alma y la segunda, darles siempre un formato de historia.

Si uno no cree en lo que dice, difícilmente podrá transmitir o enseñar nada. Un mensaje dado con sentimiento hace que este se transmita eficazmente, pero uno dado además con pasión, contagia, convence y crea seguidores. La pasión por lo que uno cree no elimina la incertidumbre, él miedo al fracaso o la soledad, simplemente hace que la búsqueda de aquello en lo que cree, se convierta en el inicio de toda una aventura.

historia-de-la-publicidad-de-apple

Sabía también como buen maestro, que el conocimiento transmitido en forma de historia o anécdota es algo que se recuerda mejor, aunque esto tiene una trampa, que la historia te atrapa y te acaba enamorando. Las historias de Pixar (empresa de animación que él fundó), emplean siempre este método. Se trata de cintas que encierran un cine humanista creado en clave poética, donde la ternura, el humor y la bondad forman parte de una historia que engancha y se recuerda, por que tira de los hilos de lo emocional, a la vez que oculta el mensaje. Se recuerda la historia y se olvida el mensaje, al final el sentido acaba perdiéndose en la belleza de la anécdota. Todo esto es muy humano y es algo que podemos apreciar en el inicio de películas como Wall-e o Up, los 20 primeros minutos de ambas cintas, son la descripción sin apenas diálogo, del propio sentido de la vida, verdaderas obras de arte que emocionan y marcan a cualquiera que no tenga horchata corriendo por sus venas.

En el discurso de Jobs encontrarán mensajes tan duros y dolorosos que muchos preferirán quedarse con la historia, un mensaje que se presenta en forma de autentica teoría de la liberación, “no se dejen atrapar por el dogma” grita repetidamente. Vivimos dormidos atrapados por el dogma, el dogma, es lo de siempre, lo que ha existido, lo que se espera de nosotros, es aquello que nos mantiene dormidos, aquello que se empeña en fabricar Dioses tapa agujeros que calmen nuestros sufrimientos. Vivir atrapados por el dogma es ser una pieza en el gran juego de los demás, es vivir tu vida pero con las reglas de otro, es ser esclavos de alguien o de algo. El dolor existe pero no el sufrimiento, si sufres es porque estas dormido, el sufrimiento no está en la realidad sino en uno mismo, es fruto de nuestros pensamientos, es algo que Calderón ya decía “Todo es depende del color del cristal con que se mira”.

steve-jobs

El que no se mueve es el que está perdido o dormido. Comenzar a caminar significa ser capaz de responder a la pregunta; ¿Lo que tengo es lo que quiero?. Comenzar a caminar significa despertar, significa hacer de nuestro coraje algo más poderoso que nuestros miedos, significa buscar una salida, emprender un nuevo camino que se salga de lo establecido, en definitiva se trata de pensar en armonía con uno mismo y comenzar crearse. No es fácil, por qué ello incluye muchas veces la soledad, la posibilidad del fracaso, la crítica y la incomprensión de algunos. Pero cuando se es capaz de vencer todas las dificultadas, cuando se es capaz de hacer el trabajo duro bien hecho, uno comienza a sentir que la luz del sol ya no quema, sino que ilumina, uno comienza a sentir el sabor reconfortante de la satisfacción por lo bien hecho, en definitiva uno comienza a sentir el sabor del bien.

Gracias.

Tengo el honor de estar hoy aquí con ustedes en la graduación en una de las mejores universidades del mundo. La verdad sea dicha, yo nunca me gradué.

A decir verdad, esto es lo más cerca que jamás he estado de una graduación universitaria.

Hoy les quiero contar tres historias de mi vida. Nada especial. Sólo tres historias.

La primera historia versa sobre “conectar los puntos”.

Dejé la Universidad de Reed tras los seis primeros meses, pero después seguí vagando por allí otros 18 meses, más o menos, antes de dejarlo del todo. Entonces, ¿por qué lo dejé?

Comenzó antes de que yo naciera.

Mi madre biológica era una estudiante joven y soltera, y decidió darme en adopción. Ella tenía muy claro que quienes me adoptaran tendrían que ser titulados universitarios, de modo que todo se preparó para que fuese adoptado al nacer por un abogado y su mujer.

Solo que cuando yo nací decidieron en el último momento que lo que de verdad querían era una niña.

Así que mis padres adoptivos, que estaban en lista de espera, recibieron una llamada a medianoche preguntando:

“Tenemos un niño no esperado; ¿lo quieren?”

“Por supuesto”, dijeron ellos.

Mi madre biológica se enteró de que mi madre adoptiva no tenía titulación universitaria, y que mi padre ni siquiera había terminado el bachillerato, así que se negó a firmar los documentos de adopción. Sólo cedió, meses más tarde, cuando mis padres prometieron que algún día yo iría a la universidad.

Y 17 años más tarde fui a la universidad. Pero de forma descuidada elegí una universidad que era casi tan cara como Stanford, y todos los ahorros de mis padres, de clase trabajadora, los estaba gastando en mi matrícula.

Después de seis meses, no le veía propósito alguno. No tenía idea de qué quería hacer con mi vida, y menos aún de cómo la universidad me iba a ayudar a averiguarlo. Y me estaba gastando todos los ahorros que mis padres habían conseguido a lo largo de su vida. Así que decidí dejarlo, y confiar en que las cosas saldrían bien.

Handwriting

En su momento me dio miedo, pero en retrospectiva fue una de las mejores decisiones que nunca haya tomado.

En el momento en que lo dejé, ya no fui más a las clases obligatorias que no me interesaban y comencé a meterme en las que parecían interesantes. No era idílico. No tenía dormitorio, así que dormía en el suelo de las habitaciones de mis amigos, devolvía botellas de Coca Cola por los 5 céntimos del envase para conseguir dinero para comer, y caminaba más de 10 km los domingos por la noche para comer bien una vez por semana en el templo de los Hare Krishna.

Me encantaba.

Y muchas cosas con las que me fui topando al seguir mi curiosidad e intuición resultaron no tener precio más adelante.

Les daré un ejemplo.

En aquella época la Universidad de Reed ofrecía la que quizá fuese la mejor formación en caligrafía del país. En todas partes del campus, todos los póster, todas las etiquetas de todos los cajones, estaban bellamente caligrafiadas a mano.
Como ya no estaba matriculado y no tenía clases obligatorias, decidí atender al curso de caligrafía para aprender cómo se hacía. Aprendí cosas sobre el serif y tipografías sans serif, sobre los espacios variables entre letras, sobre qué hace realmente grande a una gran tipografía.

dragonflyEra sutilmente bello, histórica y artísticamente, de una forma que la ciencia no puede capturar, y lo encontré fascinante. Nada de esto tenía ni la más mínima esperanza de aplicación práctica en mi vida. Pero diez años más tarde, cuando estábamos diseñando el primer ordenador Macintosh, todo eso volvió a mí.

Y diseñamos el Mac con eso en su esencia. Fue el primer ordenador con tipografías bellas. Si nunca me hubiera dejado caer por aquél curso concreto en la universidad, el Mac jamás habría tenido múltiples tipografías, ni caracteres con espaciado proporcional. Y como Windows no hizo más que copiar el Mac, es probable que ningún ordenador personal los tuviera ahora. Si nunca hubiera decidido dejarlo, no habría entrado en esa clase de caligrafía y los ordenadores personales no tendrían la maravillosa tipografía que poseen.

apple-logo-connecting-the-dots-300x300

Por supuesto, era imposible conectar los puntos mirando hacia el futuro cuando estaba en clase, pero fue muy, muy claro al mirar atrás diez años más tarde.

Lo diré otra vez: no puedes conectar los puntos hacia adelante, sólo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tienen que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en el futuro. Tienes que confiar en algo, tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea.

Esta forma de actuar nunca me ha dejado abandonado, y ha marcado la diferencia en mi vida.

Mi segunda historia es sobre el amor y la pérdida.

Tuve suerte — supe pronto en mi vida qué era lo que más deseaba hacer. Woz y yo creamos Apple en la cochera de mis padres cuando tenía 20 años. Trabajamos mucho, y en diez años Apple creció de ser sólo nosotros dos a ser una compañía valorada en 2 mil millones de dólares y 4.000 empleados.

Hacía justo un año que habíamos lanzado nuestra mejor creación — el Macintosh — un año antes, y hacía poco que había cumplido los 30.

Y me despidieron.

¿Cómo te pueden echar de la empresa que tú has creado?

calligrafia-jobs-apple

Bueno, mientras Apple crecía contratamos a alguien que yo creía muy capacitado para llevar la compañía junto a mí, y durante el primer año, más o menos, las cosas fueron bien. Pero luego nuestra perspectiva del futuro comenzó a ser distinta y finalmente nos apartamos completamente. Cuando eso pasó, nuestra Junta Directiva se puso de su parte.

Así que a los 30 estaba fuera. Y de forma muy notoria.

Lo que había sido el centro de toda mi vida adulta se había ido y fue devastador.

Realmente no supe qué hacer durante algunos meses. Sentía que había dado de lado a la anterior generación de emprendedores, que había soltado la posta en el momento en que me la pasaban. Me reuní con David Packard [de HP] y Bob Noyce [Intel], e intenté disculparme por haberlo fastidiado tanto. Fue un fracaso muy notorio, e incluso pensé en huir del valle [Silicon Valley].

Pero algo comenzó a abrirse paso en mí — aún amaba lo que hacía. El resultado de los acontecimientos en Apple no había cambiado eso ni un ápice. Había sido rechazado, pero aún estaba enamorado. Así que decidí comenzar de nuevo.

No lo vi así entonces, pero resultó ser que el que me echaran de Apple fue lo mejor que jamás me pudo haber pasado.

Había cambiado el peso del éxito por la ligereza de ser de nuevo un principiante, menos seguro de las cosas. Me liberó para entrar en uno de los periodos más creativos de mi vida. Durante los siguientes cinco años, creé una empresa llamada NeXT, otra llamada Pixar, y me enamoré de una mujer asombrosa que se convertiría después en mi esposa.

apuntes-clases-televisin-y-publicidad-55-638

Pixar llegó a crear el primer largometraje animado por ordenador, Toy Story, y es ahora el estudio de animación más exitoso del mundo. En un notable giro de los acontecimientos, Apple compró NeXT, yo regresé a Apple y la tecnología que desarrollamos en NeXT es el corazón del actual renacimiento de Apple. Y Laurene y yo tenemos una maravillosa familia.

Estoy bastante seguro de que nada de esto habría ocurrido si no me hubieran echado de Apple. Creo que fue una medicina horrible, pero supongo que el paciente la necesitaba. A veces, la vida te da en la cabeza con un ladrillo. No pierdan la fe. Estoy convencido de que la única cosa que me mantuvo en marcha fue mi amor por lo que hacía. Tienen que encontrar qué es lo que aman. Y esto vale tanto para el trabajo como para los amantes.

Pixar-Lamp

El trabajo va a llenar gran parte de sus vidas, y la única forma de estar realmente satisfecho es hacer lo que consideren un trabajo genial. Y la única forma de tener un trabajo genial es amar lo que hacen. Si aún no lo han encontrado, sigan buscando.

No se conformen.

Como en todo lo que tiene que ver con el corazón, lo sabrán cuando lo hayan encontrado. Y como en todas las relaciones geniales, las cosas mejoran y mejoran según pasan los años. Así que sigan buscando hasta que lo encuentren.

No se conformen.

Mi tercera historia es sobre la muerte.

Cuando tenía 17 años, leí una cita que decía algo como: “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón”. Me marcó, y desde entonces, durante los últimos 33 años, cada mañana me he mirado en el espejo y me he preguntado: “Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?” Y si la respuesta era “No” durante demasiados días seguidos, sabía que necesitaba cambiar algo.

Recordar que voy a morir pronto es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida.

Porque prácticamente todo, las expectativas de los demás, el orgullo, el miedo al ridículo o al fracaso se desvanece frente a la muerte, dejando sólo lo que es verdaderamente importante.

Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder. Ya estás desnudo. No hay razón para no seguir tu corazón.

Hace casi un año me diagnosticaron cáncer.

Me hicieron un chequeo a las 7:30 de la mañana, y mostraba claramente un tumor en el páncreas. Ni siquiera sabía qué era el páncreas. Los médicos me dijeron que era prácticamente seguro un tipo de cáncer incurable y que mi esperanza de vida sería de tres a seis meses. Mi médico me aconsejó que me fuese a casa y dejara zanjados mis asuntos, forma médica de decir: prepárate a morir.

Significa intentar decirle a tus hijos en unos pocos meses lo que ibas a decirles en diez años. Significa asegurarte de que todo queda atado y bien atado, para que sea tan fácil como sea posible para tu familia. Significa decir adiós.

Viví todo un día con ese diagnóstico.

Luego, a última hora de la tarde, me hicieron una biopsia, metiéndome un endoscopio por la garganta, a través del estómago y el duodeno, pincharon el páncreas con una aguja para obtener algunas células del tumor. Yo estaba sedado, pero mi esposa, que estaba allí, me dijo que cuando vio las células al microscopio el médico comenzó a llorar porque resultó ser una forma muy rara de cáncer pancreático que se puede curar con cirugía.

Me operaron, y ahora estoy bien. Esto es lo más cerca que he estado de la muerte, y espero que sea lo más cerca que esté de ella durante algunas décadas más. Habiendo vivido esto, ahora os puedo decir esto con más certeza que cuando la muerte era un concepto útil, pero puramente intelectual:

Nadie quiere morir.

Ni siquiera la gente que quiere ir al cielo quiere morir para llegar allí. Y sin embargo la muerte es el destino que todos compartimos. Nadie ha escapado de ella. Y así tiene que ser, porque la Muerte es posiblemente el mejor invento de la Vida. Es el agente de cambio de la Vida. Retira lo viejo para hacer sitio a lo nuevo.

df6483970bbfa9b023a21098bb8959df

Ahora mismo lo nuevo son ustedes, pero dentro de no demasiado tiempo, de forma gradual, se irán convirtiendo en lo viejo, y serán apartados. Siento ser tan dramático, pero es bastante cierto. El tiempo de ustedes es limitado, así que no lo gasten viviendo la vida de otro.

No se dejen atrapar por el dogma, que es vivir según los resultados del pensamiento de otros.

No dejes que el ruido de las opiniones de los demás ahogue tu propia voz interior.

Y lo más importante, tengan el coraje de seguir a sus corazones y sus intuiciones.

De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser.

Todo lo demás es secundario.

Cuando era joven, había una publicación asombrosa llamada The Whole Earth Catalog [Catálogo de toda la Tierra], una de las biblias de mi generación. La creó un tipo llamado Stewart Brand no lejos de aquí, en Menlo Park y la trajo a la vida con su toque poético. Eran los últimos años 60, antes de los ordenadores personales y la autoedición, así que se hacía con máquinas de escribir, tijeras, y cámaras Polaroid. Era como Google con tapas de cartulina, 35 años de que llegara Google, era idealista, y rebosaba de herramientas claras y grandes conceptos. Stewart y su equipo sacaron varios números del The Whole Earth Catalog, y cuando llegó su momento, sacaron un último número.

3470180429_c6b0318537

Fue a mediados de los 70, y yo tenía la edad de ustedes.

En la contraportada de su último número había una fotografía de una carretera por el campo a primera hora de la mañana, la clase de carretera en la que podrían encontrarte haciendo autoestop si sos aventurero. Bajo ella estaban las palabras:

“Sigue hambriento. Sigue alocado”.

2i6e2wy

Era su último mensaje de despedida. Sigue hambriento. Sigue alocado.

Y siempre he deseado eso para mí. Y ahora, cuando ustedes se gradúan para comenzar de nuevo, les deseo eso a ustedes.

Sigan hambrientos. Sigan alocados.

Muchísimas gracias a todos.

Light on the galaxy! (Animated gif)


Be ▲rtist - Be ▲rt Magazine

Light on the galaxy!
light up the galaxy

Light on the galaxy!

Ver la entrada original

Séptimo día (El viajero del Sol)


La vuelta a Islandia en 8 días (02-07-2015)

Reykjiavik.

La última parada en Islandia será en su capital, Reykjiavik. Al llegar la saludo y por el poco tiempo que estaré casi me tengo que despedir. Pienso que en mi último día, mejor no hacer planes, así que será perfecto aquello que me encuentre. La ciudad no es grande, ni compleja, ni peligrosa, se deja ver y visitar con facilidad. Me dejo llevar por sus calles, con el mapa de la ciudad en el bolsillo, los sentidos bien alerta y el deseo de ser sorprendido.

Cuéntame un cuento sobre Trolls

Cuéntame un cuento sobre Trolls

Pronto doy con una de sus calles principales, se trata de Laugavegur, una calle bulliciosa donde turistas y autóctonos transitan y se mezclan por igual. Ese día el Sol, auténtico viajero en esas tierras, decide visitar la ciudad. Los oriundos del lugar lo saben y no desperdician la ocasión, se quitan sus mejores galas y saludan al día en mangas de camisa.

Uno se relaja paseando entre tiendas y restaurantes, no hay prisa y todo está bien, visito una librería con cierto aire antiguo, donde libros sobre naturaleza, costumbres e historia del país, llenan expositores, baldas y estantes que llegan hasta el techo. Tomos con tapas en tonos ocres y verdes, el verde esmeralda lo llena todo, letras doradas de estilo vikingo se entrelazan formando filigranas en sus lomos. Todo recuerda a tiempos antiguos, a héroes de leyenda y a conquistas de lejanas tierras. Es agradable estar allí, me entretengo viendo, tocando y ojeando alguno de esos libros. Después de un rato compro una camiseta del volcán de nombre impronunciable y me voy.

Sigo recorriendo la ciudad, mis pasos me lleva ahora hasta Tjörnin, un pequeño lago situado en el centro histórico de Reikiavik, punto de encuentro, y de esparcimiento de sus gentes. El moderno ayuntamiento preside el lugar y entorno al lago, se alinean edificios oficiales y elegantes embajadas que parecen querer dar la bienvenida a quienes por allí transitan. En la iglesia de Fríkirkjan a orillas del lago, se celebra un funeral y a pesar de que me asalta la idea de la muerte, uno siente que la vida en la ciudad pasa con normalidad.

Dejó el lago y me dirijo a la catedral, su torre repunta al final de Skolavordustigus, otra de las calles principales. En la distancia diría que es un tanto extraña, algo así como una mezcla de nave espacial, castillo de arena y palacio de Frozen. Al pasar por un estudio fotográfico veo una foto que confirma mi teoría, en ella un astronauta posa junto a la torre como si fuera Neil Anstrom junto al módulo lunar. El exterior de la catedral lo forman decenas de columnas hexagonales que imitan la roca basáltica que se encuentra por todo el país, y aunque parece que estuviera hecha con las piezas de un Lego, al final uno acaba comprendiendo el sentido de aquel edificio.

image

El centro de Reykjiavik está lleno de pequeños bares, restaurantes y pubs, merece la pena pararse en uno de ellos a descansar y tomar algo, yo lo hago mientras escribo y hago ejercicios de memoria para retener lo vivido. Me gusta recordar aquello bueno que pasa por mi lado, porque los buenos recuerdos con el tiempo reconfortan.

Por la tarde recorro el paseo marítimo, el moderno Skyline de la ciudad contrasta con el mar y las montañas nevadas al fondo. Camino hasta llegar a “El Viajero del Sol”, se trata de un drakar vikingo de aluminio, en cuyo esqueleto de metal se refleja el sol. Aquellos ágiles barcos surcaron mares, lagos y ríos, descubrieron territorios nunca antes explorados, llegando a lugares nunca antes imaginados. Aquel barco es una oda sobre cómo lograr los sueños, es un canto a la libertad, es saber que aunque la desesperanza viaje en ocasiones en su ancla, la esperanza viaja siempre en sus grandes velas.

Me dirijo ahora a el puerto donde contempló el Georg Stage, un navío de vela de la armada Danesa. Lleva unos días en puerto y celebra una jornadas de puertas abiertas. Pienso en lo hermosos y elegantes que eran esos barcos, navegaban con el viento y las corrientes en un tiempo donde el viaje era aventura en estado puro. En el exterior, justo al lado del buque visitó una exposición al aire libre sobre la vida en el mar, cuenta también la historia de aquellos barcos que perecieron en las costas Islandesas, eso me dice que el mar en estas tierras es duro, no perdona ni hace amigos, ni siquiera a aquellos que lo miran y lo tratan cada día, aquí el mar es alguien a quien se ama se teme y se respeta a partes iguales.

Acabo el día visitando un centro de exposiciones, de estos tipo “El Cursal” de Donosti, pareciera que hoy en día cualquier ciudad que se precie, ha de tener uno. En este caso se trata de un edificio cubico con cristales “tipo pavés” pero a lo bestia.

Tomo un café y pienso en lo que ahora escribo, pienso en cómo acabaré este relato y este viaje. Dicen que la vida es aquello que pasa en este momento a nuestro lado sin que muchas veces nos demos cuenta, pero también dicen que quien no recuerda, no ha vivido, así que hoy, casi cuatro meses después de aquel café, finalizo escribiendo lo que no deseo olvidar, finalizo con la frase que inspiró su inicio, finalizo con aquello que me impulsó a marchar…

image

Ese es el propósito de la vida…

“Ver mundo, afrontar peligros,

Traspasar muros, acercarse a los demás,

encontrarse a sí mismo y sentir…

Ese es el propósito de Life…”

Sexto día (rinoceronte negro)


La vuelta a Islandia en 8 días (01-07-2015)

Akureyri, iglesia de Viđimyri, península de Vatnsnes y acantilado de Hvítserkur.

Aquel día tocaba completar el Golden Ring. Tras desayunar el tradicional english breakfast a base de colesterol, bacon crujiente, huevos revueltos y una especie de boquerones que no estaban nada mal, me dispuse a preparar el itinerario. Retiré los restos del desayuno y extendí el mapa sobre la mesa, medí en palmos la distancia recorrida y la distancia pendiente, conté los lugares que no había visitado todavía y concluí que no sería posible hacerlo todo en un día. Supe entonces que si quería completar el recorrido, tendría que dar un tajo a mi anillo dorado. A pasar de eso, decidí continuar con el planing previsto hasta el momento que tocara retirarse.

Rinoceronte negro (esta no es mía)

A pocos kilómetros del hotel se encontraba Akureyri, una de las ciudades más grandes de Islandia, concretamente la mayor al norte, aunque en este país la palabra “grande” hay que ponerla en contexto ya que no existen ni ciudades demasiado grandes, ni demasiado pobladas. Akureyri es uno de los principales puertos comerciales del país y se encuentra protegido por los fiordos del norte, lo que le da la ventaja de que sus aguas en invierno no se congelan.

Bajo el gorro de mi chubasquero visité la ciudad mientras una fina lluvia acompañaba mis pasos. Sus calles llenas de pequeñas tiendas y comercios, se transitaban por aceras decoradas con maceteros repletos de margaritas que colgaban de farolas y fachadas. El arte urbano que asomaba entre los rincones más tristes de la ciudad, junto con antiguos edificios comerciales forrados en chapa de vivos colores, trataban de dar luz a un día, que oculto tras las nubes, se empeñaba en no dar tregua.

Caminado por su calle principal Hafnarstraeti, pasé por un bar llamado Laundromat donde una especie de vikingo como sacado de una película de Mad-Max, me saludaba con una pala en la mano. Aunque lo curioso aquí no era el vikingo, sino sus clientes, gentes de todas las nacionalidades, indios, moros y cristianos que en un extraño silencio y pese a la lluvia, abarrotaban la terraza del local. Estaban todos conectados a sus teléfonos móviles, pero desconectados de todo lo demás. Hice unas cuantas fotos por que me pareció curioso, creo que nadie se molestó por que entre otras cosas nadie se percató de mi presencia.

Conectados

Conectados

No recuerdo mucho más sobre Akurey, salvo que seguía lloviendo al dejar la ciudad, y que justo a la salida paré a una chica que bajo la lluvia hacia auto stop, se trataba de Katherina, una chica austriaca que viajaba con mas tiempo que dinero. Se dirigía a unos baños que no aparecían en mi mapa, pero que estaban en la misma dirección que yo llevaba, le expliqué cual era mi itinerario y aunque se desviaba un poco de su caminó, decidió unirse a mi. Llevaba un mochilón en el que había conseguido meter todos los trastos, y del que no supe su verdadero peso hasta que al echarlo al maletero del coche noté como éste descendía medio palmo, también noté cómo la docena de huevos que había comprado en mi primer día de viaje, quedó aplastada pringándolo todo.

Katharina disfrutaba viajando de ese modo, le gustaba visitar lugares que no aparecían en los mapas y mezclase con pescadores, ganaderos y granjeros de pequeños pueblos y aldeas. Había visitado granjas donde había montado a caballo, ordeñado ovejas y preparado queso. Me contó que Islandia no es un país famoso por sus quesos, ya que las ovejas principalmente las tienen para producir lana. Durante el verano pastan sueltas por prados y colinas, y con la llegada del invierno se organizan entre los granjeros partidas a caballo para reunir el ganado y llevarlo a las granjas. También me contó que los caballos únicamente se utilizaban para esta función y que el resto del año lo pasan pastando libremente. Esto último no sé si es exactamente así, por que al día siguiente en Reykjavík un servidor se arreó un buen chuletón de potro.

Caballos islandeses pastando

Caballos islandeses pastando

Yo quería visitar una de la iglesia más antigua de Islandia, se trataba de la iglesia de Viđimyri situada en el pequeño pueblo de Varmahliđ, la cuestión es que al llegar a Varmahliđ, no hubo forma de encontrarla, normalmente existen señales que indican los puntos de interés, pero en este caso por sorprendente que pareciera no era así. Después de 20 minutos de intensa búsqueda, opté por lo más práctico en estas ocasiones que es preguntar… Paramos en una tienda y la tendera con el mapa sobre el mostrador nos indicó el punto exacto dónde debíamos dirigirnos.

 iglesia de Viđimyri

iglesia de Viđimyri

Así fue, y siguiendo las indicaciones en 2 minutos nos presentamos ante la pequeña iglesia. No se trataba de una iglesia al uso como las que podamos imaginar, hecha en piedra y la fachada decorada con estatuas de santos, columnas, ventanales y pórticos de distintos estilos… Se trataba de una iglesia hecha en madera, con paredes tabicadas de bloques de turba seca y el tejado forrado con una alfombra de hierba fresca y pequeñas florecillas. La turba es el elemento más abundante y mejor aislante para los fríos del invierno islandés, por lo que hasta no hace mucho tiempo, era el principal elemento constructivo en las viviendas del país.

Aunque se trataba de una iglesia del Siglo XII, más bien parecía la casa de un vikingo. En el alero de la fachada, justo donde su tejado a dos aguas se unía, se entrelazaban lo que parecían las cabezas de dos dragones. Contemplando el edificio uno no podía dejar de imaginar a Viki el Vikingo correteando por el lugar espada de madera en alto, o a Panorámix el druida, removiendo su caldero con esa poción mágica que nunca podía probar Obelix.

De nuevo en camino, encaramos una enorme recta y casi al final de ésta observé una figura moviéndose de extraña manera, no se trataba de un peatón y tampoco de un ciclista… poco antes de rebasarlo adiviné que era alguien sobre un monopatín.

-¡Vaya, mira un tipo como Walter Mity!… le dije a Katherina.

-Le conozco-, me contestó ella, -Se llama Mario, es italiano y recorre el país en monopatín… Anteriormente hizo el Camino de Santiago y antes de eso cruzó Italia de norte a sur…-.

Por la cara con la que lo contaba comprendía que hablaba en serio, aunque aquello no evitó que soltara una carcajada, no por que me pareciera rara la idea (que también), sino por pensar que en muchas ocasiones los grandes logros no se consiguen con la fuerza, sino con la constancia.

Llegamos a la península de Vatnsnes se trataba de un lugar casi despoblado, rodeado por una pista de graba que conecta las pocas granjas que la poblaban. El paisaje lo formaba llanuras repletas de altamuzes de Alaska, pequeños bosques en miniatura de flores acampanadas color púrpura, que se mezclaban entre el musgo, los líquenes y el azul del cielo. Un azul que se volvía cada vez más intenso, a medida que más al norte nos hallábamos. Mientras tanto desde el coche, contemplábamos el paisaje y oteábamos la costa plana y rocosa en busca de focas moje.

No tardamos mucho en divisar una colonia que en la distancia y sobre unos islotes rocosos, dormitaban como sacos de patatas. Al observarlas con los prismáticos no pude evitar pensar en lo torpes que estos animales son en tierra y lo increíblemente ágiles que se muestran en el agua. Protegidos entre las rocas del fuerte viento nos dispusimos a comer teniendo como testigos el grupo de focas, al que no parecía importarles lo más mínimo nuestra presencia. En mitad de nuestro “camping playa invernal”, me fijé en los guantes de lana de Katherina, estaban llenos de agujeros, por los que asomaban todos los dedos.

-¡Vaya, se parecen a los de Charlot!- le dije…

-Eran nuevos al llegar aquí- me contestó, y al tiempo que contestaba, yo me fijaba en mi guante derecho, y cómo había comenzado a deshilacharse la punta del dedo gordo…

-Tal vez esta tierra tenga algún extraño efecto desgastando guantes- me dije a mi mismo… y mientras me sumía en esos absurdos pensamientos, nos dispusimos a tomar un té verde con sabor a manzana.

Seguimos rodeando la península, hasta llegar al acantilado de Hvítserkur, era una roca basáltica de 15 metros de alto, varada en una playa de arenas negras. El mar había horadado dos agujeros en su base, lo que daba la impresión de estar viendo un rinoceronte negro bebiendo agua a la orilla del mar. Las gaviotas y fulmares que anidaba entre sus grietas parecieran ser aves que libraban de parásitos al animal y las machas grisáceas de los excrementos, cicatrices de viejas peleas. Por lo visto la forma tan curiosa de ésta roca y su posición solitaria en mitad de la playa, hace que sea uno de los puntos más fotografiados del país.

Esa noche al llegar al hotel quise conocer más acerca del rinoceronte negro, lamentablemente las ultimas noticias sobre este animal no eran nada buenas, debido a la caza indiscriminada y al tráfico negro de sus cuernos, la especie fue declarada extinta hace un par de años… tal vez todavía quede uno pensé aquella noche, y tal vez lo podamos encontrar en el lugar que uno menos se lo espera.

Proseguimos hacia el oeste, quería llegar a sus fiordos aquella noche y visitar su costa, con sus acantilados, sus pueblos pesqueros, y su playa dorada… De camino paré a reposar en un pueblo cuyo nombre no anoté y ahora me resulta imposible de recordar. Su gasolinera estaba formada por un único surtidor al aire libre, era la única en 100 km a la redonda, la señora que la atendía atendía también un comercio un poco extraño, era una especie de bazar chino pero en plan bohemio y sin los chinos. Tenían las colecciones más extravagantes que te puedas imaginar, una colección de enanos de jardín, colecciones de fósiles tipo escarabajo y caracol, minerales de todos los colores, muñecas antiguas de estas que dan miedito… en fin eso y toda clase de ropa tipo grunge. A Katherina le encantó, pero todavía le gustó más un cartel donde se anunciaba alojamiento barato con baño termal incluido, no se lo pensó dos veces y decidió quedarse. Nos deseamos buen viaje y nos despedimos.

Al reanudar mi camino de nuevo, supe que debía decidir entre continuar hacia el oeste o bajar hacia el sur dirección Reykjavík donde mi viaje finalizaría. Estaba cansado de tanto kilómetro, era ya tarde y una agradable sensación de satisfacción por la experiencia vivida me acompañaba, además siempre que visitó un lugar que me enamora me gusta pensar que un día volveré, aunque al final seguramente no sea así… Finalmente tras dar dos vueltas a una rotonda tome la salida con dirección a su capital, y mientras lo hacía pensaba que esta vez sí, que esta vez volvería para ver aquella playa dorada.

Volveremos

Volveremos

« Older entries

A %d blogueros les gusta esto: