El Pálido Punto Azul


A pesar de no ser muchos los post que escribo, lo que voy a contar no es algo nuevo en este blog. Hace un tiempo escribí parte de la historia en el post titulado “Remando hasta el mar”, allí narraba con un montaje de vídeo, el viaje más largo que el hombre ha hecho hasta ahora. Hoy contaré el resto…

En 1990 la sonda espacial Voyaguer I fue el primer objeto fabricado por el hombre que alcanzó el exterior del Sistema Solar. Momentos antes de abandonarlo, La NASA, por petición expresa del astrónomo y escritor Carl Sagan, ordenó girar a la sonda su cámara hacia atrás y tomar una última imagen de la Tierra. Luego la cámara se apagó para de esa manera ahorrar la energía necesaria en su próxima misión interestelar que empezaba en aquel preciso instante.

Carl Sagan (astrónomo y escritor)

Carl Sagan (astrónomo y escritor)

La Voyaguer I tomó una serie de fotografías o “retratos de familia” de muchos de los planetas del sistema solar, pero una en particular ha quedado para el recuerdo. En ella, el tamaño aparente de la tierra es menor que un pixel y nuestro planeta aparece como un pequeño punto en la inmensidad del espacio, entre franjas de luz solar difractadas por la óptica de la cámara. Esta fotografía que ya ocupa un lugar en la historia, es la llamada “El pálido punto azul”, y fue tomada desde una distancia récord de 6000 millones de Km, unas 40 veces la distancia de la Tierra al Sol. Lo más fascinante de ese pálido punto azul, es el hecho de que nosotros estamos allí, de que ese es nuestro único hogar y de que no hay nada más en medio, sólo el espacio infinito.

El Pálido Punto Azul (la Tierra a 6000 millones de Km de distancia)

Quien de nosotros, en alguna noche de verano, no contemplamos alguna vez la inmensidad de un cielo estrellado, en busca de planetas, constelaciones o estrellas, solos o acompañados, de pie, tumbados o sentados, pero siempre mirando hacia lo inmenso… Atentos y expectantes, buscando esperanzados alguna estrella fugaz que cruce el firmamento y aliente nuestros deseos, para al fin entender que estos no están entre mundos lejanos, sino en nuestro interior.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Carl Sagan se quedó sobrecogido al ver la última imagen que tomó la Voyaguer I,  y esto es lo que escribió poco después;

“Desde esa lejana atalaya, la Tierra no parece tener ningún interés particular, pero para nosotros es diferente…

Consideremos nuevamente ese pequeño punto. Está ahí, es nuestro hogar. Eso somos nosotros y en él están todas las personas que has amado, todas las que has conocido, todos los que has oído hablar alguna vez, y todos los seres humanos que hayan existido, han vivido en él. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de confiadas religiones, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de la civilizaciones, cada rey y cada campesino, cada joven pareja de enamorados, cada madre y padre, cada esperanzado niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí: en una mota de polvo suspendida en un rayo de Sol.

La Tierra es el único punto conocido hasta ahora que alberga vida, es posible que esa imagen lejana de nuestro pequeño mundo sea el mejor ejemplo de la insensatez de la soberbia humana, pero para mí significa el deber que tenemos de tratarnos mejor y mas compasivamente los unos a los otros y de amar y conservar ese pálido punto azul, el único hogar que jamás hayamos conocido…”

Discurso de Carl Sagan (versión episodio “Plutón la última frontera” de National Geographic).

Referencias Bibliográficas

  • “Plutón la última frontera” de National Geographic.
  • Montaje de vídeo de Rudi Quiroz Guillen Reflexión “El pálido punto azul” – Carl Sagan.

A %d blogueros les gusta esto: